La enfermedad de Perthes es una patología que se trabaja con fisioterapia infantil, se trata de una enfermedad que afecta a la evolución de desarrollo de la cadera de los más pequeños. Otro nombre por el que se le conoce es el de Legg-Perthes Calvé, una necrosis de la cabeza femoral, debido a que el riego sanguíneo hacia la zona de la cadera disminuye. Este segundo nombre por el que se conoce se debe a las personas quienes diferenciaron por primera vez la enfermedad. Tres médicos en 1909, Arthur Legg (Estados Unidos), Jacques Calvé (Francia) y Georg Perthes (Alemania), utilizaron por primera vez los rayos X y consiguieron descubrir esta enfermedad para diferenciarla de la tuberculosis de la cadera.

Fisioterapia Perthes

Esta enfermedad es más propensa verla en niños de entre 3 y 12 años, y aún más común que se dé en varones. Las causas de la enfermedad hasta el momento no se conocen y la relacionan con problemas en el retraso de la edad ósea, la obesidad, genética o variaciones endocrinas. Además, de alteraciones de la trombofilia y de la coagulación.

El problema puede ser bilateral, esto quiere decir que es posible que ambas caderas sufran la enfermedad de Perthes, esto se da en un 15% de los casos. Aproximadamente, uno de cada diez mil niños se ven afectados.

Una vez que se encuentra la enfermedad en el niño y se haga un diagnóstico para ver la gravedad del problema, será entonces cuando se realizará un tratamiento acorde al grado en el que se encuentra la enfermedad de Perthes.

Síntomas de la enfermedad de Perthes

Dolor en la ingle: Viene seguido de molestias en el muslo o en la rodilla y va en aumento a medida que vas caminando. El dolor se detiene cuando se está en reposo.

Cojera al andar: Se ve alterada la marcha cuando caminas y se acentúa más la cojera.

Movilidad más rígida: La articulación de la cadera es limitada y los movimientos a la hora de abrir las piernas y de rotación interna.

Debilidad muscular: El cuádriceps y el glúteo se ven afectados.

Para hacer un diagnóstico más exhaustivo se tendrán que realizar radiografías y resonancias magnéticas. Y para poder llevar un trabajo fisioterapéutico es fundamental conocer en que fase se encuentra la enfermedad.

Tratamiento de la enfermedad de Perthes

Como hemos mencionado anteriormente, el tratamiento depende la fase y el grado en el que se encuentre la cadera. Partimos de la base de que el objetivo es obtener la regeneración de la cabeza del fémur. El proceso más común en estos casos es el siguiente:

Perthes

Medicación y reposar: Para que el niño no mueva la cadera de manera continua es recomendable el uso de muletas desde pequeños, estar en completo reposo en cama y por supuesto no practicar ninguna actividad deportiva.

Inmovilidad: Otra forma de conseguir que el crío no dañe más la cabeza del fémur es colocándole un yeso para inmovilizar la pierna y poder obtener una buena regeneración.

Fisioterapia: Este paso es clave si quieres que tu hijo fortaleza la musculatura y aumente la movilidad de la cadera, de esta forma también reducirá el dolor. Es primordial hacer actividades suaves en la vida cotidiana como andar. En definitiva, se trata de regenerar la cabeza del fémur de una manera natural y que no afecte en el día a día del niño.

Hidroterapia: Es uno de los mejores ejercicios para comenzar a meter carga a la cadera de forma progresiva y así lograr aumentar la fuerza muscular.

Cirugía: Como último recurso se llega a realizar una operación, esto se da cuando el tratamiento fracasa, el grado de la enfermedad es muy elevado o si el niño a superado los 12 años.

Estos tratamientos dependerán del grado de enfermedad de Perthes con la que cuente cada niño. El reposo será más estricto siempre que el paciente sufra dolencias mayores y el desgaste de la cabeza del fémur sea mayor. Sin embargo, en edades tan tempranas es complicado que un niño esté en reposo continuo sin practicar ninguna actividad física, por esta razón la enfermedad sigue siendo un tema complicado de tratar para llegar a un tratamiento efectivo y poco severo.