La condromalacia rotuliana, también conocido como el síndrome de dolor femoropatelar, provoca daño al cartílago que se encuentra en la rótula. Concretamente, es una inflamación de la zona inferior de la rótula acompañado de un reblandecimiento del cartílago que va deteriorándose y desgastándose hasta poder llegar a perderlo.

Esta lesión se puede dar a cualquier edad, aunque por motivos completamente distintos, en los jóvenes se da cuando existe sobrecarga en la rodilla, muy habitual al hacer sobresfuerzos o deportes de manera intensa. Sin embargo, las personas mayores que sufren la condromalacia rotuliana, es debido a enfermedades degenerativas como artrosis que se encarga de desgastar el cartílago articular.

Cabe destacar que esta enfermedad es más frecuente en mujeres que en hombres y cuenta con distintos síntomas. Deberá acudir a un fisioterapeuta si comienza a sentir las rodillas cansadas, dolores que van a más al sentarse o al bajar escaleras, cuando sientes un chasquido al flexionar las rodillas, cuádriceps debilitado o incluso sensación de inestabilidad al estar de pie.

Además de las causas que mencionamos anteriormente, enfermedades degenerativas en personas mayores y por la práctica del deporte en gente joven, también se puede producir esta dolencia por una mala alineación en el extensor de la rodilla o por como está posicionada la rótula, otros problemas pueden ser por obesidad, al tener sobrepeso la rodilla se puede resentir.

Grados de la condromalacia rotuliana

Existen distintos grados de la lesión donde el cartílago se ve en todo caso afectado en mayor o en menor medida.

Grado 1: Es el dolor más leve y se adquiere por el reblandecimiento del cartílago. Normalmente esta dolencia se debe a una mala posición, ejercicios forzados, cambios de tiempo o por el tipo de calzado que se utiliza.dolor rodilla

Grado 2: Dolor intenso. Esto se puede dar por el desgaste de una fibra del cartílago. Si se debe a este motivo podría incluso apreciarse mediante una resonancia magnética donde poder ver el alcance y la gravedad de la lesión. Este tipo de lesión suele ser prolongado en el tiempo.

Grado 3: Dolor aún más intenso. El cartílago está fisurado y el daño se encuentra en zonas más profunda de dicho cartílago. Una vez llegado a este punto se comienza a inflamar y se puede apreciar visualmente.

Grado 4: Se pierde por completo el cartílago articular y el dolor es continuo y permanente, además de la inflamación de la articulación que se aprecia desde que se alcanza el grado 3.

Según el tipo de dolencia y de grado que se haya adquirido el especialista dará un diagnóstico que analizará tras una previa resonancia magnética que aclarará en que punto se encuentra la capa de cartílago y el desgaste que ha tenido o si se ha llegado a la perdida completa.

Tratamiento de fisioterapia

Una vez observado el alcance de la lesión será el fisioterapeuta quien se encargue de los ejercicios para reforzar la musculatura de la zona afectada, siempre que el médico haya descartado que sea un problema genético y no hay que operar.

Para el tratamiento de la condromalacia rotuliana sólo existen dos posibilidades, la de pasar por un tratamiento quirúrgico o en conservador. Por norma general, para un problema de condromalacia rotuliana debería ser suficiente el tratamiento conservador que se basa en sesiones de fisioterapia y aplicar alguna otra terapia alternativa que ayude a fortalecer, desinflamar y aliviar los dolores en la rodilla.ejercicio rodilla

En el caso de pasar por una cirugía debido a una condromalacia rotuliana esto conllevará a una rehabilitación más lenta y meticulosa, al contrario de que haya una simple lesión. Al principio hay que trabajar la movilidad de manera reducida y con asistencia, además otros ejercicios de movilidad activa, pero sin carga para no forzar la articulación de la rodilla que acaba de ser tratada. La bicicleta estática, sin resistencia alguna, es el principal ejercicio para ir ampliando el movimiento, a la vez se trataría los problemas de hinchazón por el esfuerzo, en el caso de que hubiese. La piscina es otra actividad que se puede trabajar en esta primera fase después de la cirugía.

En definitiva, si comienza a ver que sufres los síntomas anteriormente mencionados y cree que puede tener una condromalacia rotuliana no dude en visitar a un especialista que diagnostique la gravedad y ponga una solución antes de tener que llegar a un tratamiento quirúrgico.