Gota, causas y tratamiento

La gota es, básicamente, un exceso de ácido úrico en el cuerpo que se concentra en diferentes zonas, principalmente en las articulaciones, riñones y tejidos blandos. La gota es una especie de artritis y se caracteriza por los dolores repentinos e intensos, hinchazón y enrojecimiento de la piel, además de tener las articulaciones más sensibles, la parte que generalmente más lo sufre es el dedo gordo del pie.

Las sensaciones que se tienen cuando de pronto sufres gota, puede ocurrir en cualquier momento e incluso mientras estás durmiendo, es como si el dedo gordo del pie estuviera ardiendo y un simple roce de la sabana puede ser bastante doloroso.

Síntomas de la gota

Son varias las formas de saber que sufres de gota, ya que este problema sucede de manera inesperada y sobre todo por la noche. Algunos de los síntomas son:

gota-tratamiento

  • Dolor intenso: Como hemos mencionado anteriormente, la gota afecta principalmente al dedo gordo del pie, no tiene porque exactamente en esa zona del cuerpo también se puede dar en las rodillas, tobillos o muñecas, entre otras partes de la anatomía, pero el pie es lo más habitual. En las primeras horas el dolor en las articulaciones es más intenso, alrededor de las 4 o 12 horas se intensifican las molestias.
  • Molestia continuada: Cuando la intensidad del dolor va disminuyendo, lo normal es que aún continúen ciertas molestias en las articulaciones durante varios días y sigan insistiendo un largo periodo de tiempo.
  • Hinchazón y enrojecimiento: Este es el siguiente paso que se da cuando tienes gota. La zona afectada comienza a inflamarse y la piel se irrita.
  • Movilidad limitada: Debido a la inflamación lo normal es que a la hora de mover la articulación sea más complicada o se vuelva casi imposible.

¿A qué se debe la gota?

La gota sucede en el momento que se acumulan cristales de urato en la articulación. Por ello, la hinchazón y las molestias son el comienzo del ataque de gota. En definitiva, esto se debe al tener un nivel superior de ácido úrico en sangre.

El ácido úrico se produce con la descomposición de purinas, una sustancia que contenemos en el cuerpo y que contienen a su vez algunos alimentos que consumimos a diario como el marisco, filetes, además de bebidas con azúcar, cerveza y alcohólicas. Lo normal es que al pasar el ácido úrico por la sangre se disuelva y vaya directamente a los riñones y de ahí a la orina. Sin embargo, hay ocasiones en las que se origina demasiado ácido úrico y es entonces cuando se acumula y se forman los cristales de urato, aquí es cuando se produce el dolor y la hinchazón.

Maneras de prevenir la gota

Aunque la gota pueda llegar de forma repentina, existen varias maneras de prevenir que aparezca. Si ya te ha ocurrido antes y quieres evitar que vuelvan las dolencias hay unas pautas a seguir para no sufrir este problema tan doloroso.

gota-causa

  • Reducir el consumo de alcohol: En este caso tendrías que consultar con el médico para que te aconseje si debes reducir ciertos líquidos o directamente tienes que dejar de consumir alcohol. Principalmente, la cerveza es la bebida que más riesgo tiene a la hora de sufrir gota, sobre todo en los hombres.
  • Beber líquido en abundancia: En este caso cuando hablamos de líquidos nos referimos al agua para estar bien hidratado. Evitar tomar bebidas azucaradas y con alto contenido en fructosa es fundamental.
  • Disminuir el consumo de carne, pescado y aves: Si comes mucha cantidad de estos alimentos es muy probable que pueda darte un ataque de gota. Consumirlo en su justa medida es clave para no tener problemas.
  • Mantener un peso adecuado: El peso es clave para cualquier tipo de problemas de salud. Para evitar tener la gota también es muy importante no sobrepasarse en el peso, ya que pueden crecer los niveles de ácido úrico.

Tratamiento

Principalmente, tomar analgésicos y antiinflamatorios que no contengan esteroideos desde los primeros síntomas de gota. También es muy recomendable acudir al fisioterapeuta para que trate el problema con terapia física.

El fisioterapeuta tiene un papel fundamental para conseguir el cierre de la úlcera a través de láser terapéutico, microcorrientes, ultrasonidos y, por supuesto, con masajes específicos alrededor de la zona afectada.

La gota también se trabaja la movilidad de la articulación mediante ejercicios de corrección para que no se vean afectados los movimientos del paciente. Hay que tener en cuenta que el tratamiento físico debe ser cuidadoso, debido a que el dolor puede aumentar al manipular la herida.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
LLAMAR AHORA