En épocas de vísperas de año nuevo lo normal es plantearse una serie de objetivos o propósitos a cumplir para nuevo año. El más común en la sociedad es cuidar nuestra salud y hacer una serie de ejercicios, entre ellos practicar gimnasia hipopresiva.

Desde hace algunos años los profesionales como fisioterapeutas llevan sugiriendno cambios en los tipos de ejercicios y métodos de entrenamientos relacionados con la musculatura abdominal.  Los ejercicios más comunes relacionados con los abdominales eran aquellos como las típicas flexiones de tronco o plancha lateral. Es por ello que el Dr. Marcel Caufriez propuso las Técnicas Hipopresivas (TH).

¿Qué es la gimnasia hipopresiva?

La gimnasia hipopresiva es un término que se ha puesto de moda en los últimos tiempos pero es mucho más que una simple tendencia. Consiste en una disciplina que se especializa en la zona abdominal cuyo fin es reducir la cintura y reforzar el suelo pélvico con múltiples beneficios.

Los deportistas de élite son los principales precursores de la gimnasia hipopresiva ya que con este tipo de ejercicios para los abdominales supone el incremento de rendimiento en cualquier tipo de deporte.

Básicamente, se fundamenta en la técnica de respiración apnea. Es decir, aquella que consiste en abrir las costillas al respirar y mantener la respiración y posición durante una duración específica que marque el profesional.

La principal zona  ala que afecta de manera positiva son los abdominales situados en el abdomen. Cuya funcionalidad son:

  1. Apoyo al tronco superior.
  2. Permite movimientos básicos como girar o doblar el tronco.
  3. Mantiene los órganos internos gracias a la presión que ejercen.

gimanasia-hipopresiva4 Beneficios de la gimnasia hipopresiva

Realizar regularmente ejercicios de ginmasia hipopresiva lleva consigo una serie de beneficios, que van desde lo estético hasta lo meramente terapéuticos. Por medio de estos ejercicios podremos conseguir una “reprogramación” de nuestra musculatura abdominal y suelo pélvico.

Algunos de los beneficios que aportan la gimnasia hipopresiva son los siguientes:

  1. Aumenta el rendimiento deportivo: Es por esta razón por la cual la gimnasia hipopresiva es practicada por deportistas de élite. Si se realizan ejercicios de una manera constante y regular, se llega a adquirir un mayor conocimiento y control del cuerpo, ganando capacidad pulmonar, torácica y diafragmática.
  2. Reduce la cintura: Conseguir un vientre plano está entre la lista de propósitos de año cada nuevo de muchas personas, pero no es fácil conseguirlo. Este tipo de ejercicios para el abdomen son perfectos para reducir la grasa y fortalecer nuestra faja abdominal.

Hay que señalar la importante diferencia que existe entre la gimnasia hipopresiva y los abdominales clásicos: este tipo de técnica es más efectiva ya que ejercita los transversos y oblicuos del abdomen, no solo el recto anterior del mismo. De esta manera, también se reducen dolores de espalda como veremos a continuación.

  1. Previene la incontinencia urinaria: Es uno de los beneficios que más llaman la atención sobre todo a las mujeres en temporada de post parto. La gimnasia hipopresiva fortalecen los músculos del suelo pélvico, con lo que favorece a la desaparición de pérdidas urinarias. Además, ayuda a recuperar la figura anterior al embarazo.
  2. Alivia molestias de espalda: Los problemas relacionados con el aparato reproductor femenino (incontinencia urinaria, desplazamiento del útero, dolor en relaciones sexuales) están altamente relacionados con problemas de espalda, como por ejemplo lumbalgia, además de otros factores relacionados con la estética como la flacidez o hinchazón de barriga. Realizando una serie de ejercicios de gimnasia abdominal hipopresiva se llegará a tonificar esta parte del cuerpo y  se mantendrán las mismas funciones que se tenían antes del embarazo.

Por otro lado, cabe destacar que también es de gran utilidad y potencialmente beneficioso para mejorar la vida sexual tanto femenina como masculina.

gimansia hipopresiva¿Qué tipo de personas no deben realizar gimnasia hipopresiva?

Generalmente, es un tipo de técnica recomendada para todo el mundo por sus múltiples beneficios. Sin embargo, hay una serie de personas que no deberían practicar la gimnasia hipopresiva. Nos referimos a las siguientes:

  1. Personas con hipertensión arterial: Al tratarse de un ejercicio el cual conlleva a la práctica de apnea respiratoria, aquellas personas con problemas arteriales puede que la gimnasia hipopresiva le lleva a contraindicaciones y resulte ser más perjudicial que beneficioso para su salud.
  2. Embarazadas con complicaciones: últimamente podemos ver varios casos en los que las embarazadas practican este tipo de gimnasia. Incluso en casos extremos se llega incluso a la desaparición de la barriga y parecen que no lo están.

Como se trata de ejercicios hipopresivos  que afectan a la parte uterina es muy recomendable su práctica pero a partir de la semana 38 de embarazo.  Realizarlo antes puede ser grave ya que al realizarse contracciones puede dar lugar a un parto prematuro o, en algunos casos, el aborto.

Gimnasia hipopresiva: Ejercicios en casa

ejercicios de gimanasia hipopresiva

Como podemos comprobar, es un tipo de técnica abdominal que genera más beneficios y es más eficaz que los abdominales clásicos.

Practicar gimnasia hipopresiva en casa en muy fácil, ya que solo se requiere tu cuerpo y una esterilla, nada de máquinas  ni accesorios.  Aunque la realidad es que conviene tener práctica constante. La clave para practicar estos ejercicios es el control de la respiración.  Es decir, saber manejar la técnica respiratoria con el diafragma, no solo consiste en “meter barriga”.

Se debe conseguir con práctica y dedicación lo que los profesionales llamamos apnea respiratoria, soltar previamente todo el aire que permanece en nuestros pulmones y haciendo esfuerzo en la inspiración pero sin dejar entrar aire. De esta forma, se generará  una presión negativa en el abdomen.

¿Te animas a practicar ejercicios de gimnasia hipopresiva en casa? Coge tu esterilla, crea ambiente de ejercicio físico y empezamos:

Primer ejercicio:

  1. Siéntate con la espalda recta y lo más importante, relajada.
  2. Inspira abriendo totalmente las costillas.
  3. Una vez que no te quepa más aire dentro, bloquea la respiración. Es decir, no dejes ni que entre ni que salga nada de aire a tu interior.
  4. El último paso es abrir las costillas pero sin dejar que entre aire en ellas. Aguanta cuatro segundos.
  5. Coge aire y descansa.

Segundo ejercicio:

  1. Colócate de pie. Separa las piernas a la altura de las caderas, piernas un poco flexionadas y los brazos sin tocar el tronco.
  2. Flexiona los brazos.
  3. Inclina un poco la cabeza, como si llevaras la barbilla al pecho.
  4. Manteniendo la postura, contrae el abdomen y saca las costillas hacia el exterior.
  5. No respires durante unos segundos.
  6. Suelta el aire y descansa.

Tercer ejercicio:

  1. Colócate de rodillas.
  2. Apoya las palmas de las manos en la esterilla.
  3. Coloca la espalda ligeramente curvada hacia arriba, en forma de “gato”.
  4. En esa posición, expulsa el aire y contén la respiración.
  5. Después de unos segundos, suelta el aire y descansa.

Como se puede comprobar, todos los ejercicios constan de la misma técnica: mantener la respiración durante unos segundos hasta que no se pueda más, soltar y descansar. El único aspecto que cambia de ejercicio en ejercicio son las maneras en las que te puedes colocar: de pie, de rodillas, tumbado… Al principio puede resultar sencillo pero abrir las costillas sin dejar que entre nada de aire, es algo que lleva más práctica de lo normal.

Por ese motivo, recomendamos que la práctica de la gimnasia hipopresiva se lleve a cabo con un profesor especializado en la materia para evitar posibles daños que pueda causar esta táctica. La duración de las sesiones depende de la necesidad de cada paciente pero suele estar ente 20 o 30 minutos para no forzar así el organismo.

Durante las primeras semanas de sesiones en necesario realizar este tipo de técnica de forma diaria, e ir poco a poco, reduciendo las sesiones con dos a la semana. De esta manera, los efectos pueden ser claramente apreciados a medio y largo plazo.

Otro dato muy importante es utilizar una ropa cómoda y la cual permita  una libertad en movimiento, sobre todo, que no haga esfuerzo en la zona abdominal.

Además, la clave de estos ejercicios  de gimnasia hipopresiva es realizar descansos ya que, aunque parezca que  no, la práctica de apnea respiratoria cansa.

Las técnicas hipopresivas, básicamente, consisten en ejercicios posturales y respiratorios que aportan al ser humano una gran variedad de beneficios. Ayuda a la prevención, terapia y mejoras de la salud del paciente. Pero no solo  es favorable para la salud sino que también para el deporte físico y el aumento del rendimiento.

Pero con realizar gimnasia hipopresiva no basta. El resto se basa en una vida sana acompañada de una buena alimentación diaria. ¿Quieres practicar gimnasia hipopresiva en Madrid? En Fisiosalum contamos con fisioterapeutas especializados en esta técnica basada en la respiración, que están a su disposición para resolver cualquier duda y comenzar a tratarle. Puedes echarle un ojo a nuestra página web: http://www.fisiosalum.es/ o si lo prefieres, llámanos si tienes cualquier duda y estaremos encantados de atenderte: 653-635-020. ¡Te esperamos!